Mejora tu Listening en inglés con estos consejos

4 consejos para mejorar tu Listening en inglés

España es el segundo país con peores resultados en el “listening” en inglés, solo superado por Francia. Guau, ¿verdad?

Sin duda el “Listening” es la parte más temida y odiada a la hora de realizar un examen (incluso por el profesor, exasperado por su lentitud) pero es una de las más importantes, y que más solemos descuidar…

Escuchar no es lo mismo que oír; y aprender a identificar el significado de todo lo que dice tu interlocutor resulta bastante complicado (sobre todo al principio; y especialmente con esas horribles y absurdas conversaciones de los exámenes complementadas con un radiocasete antiguo). Tener una capacidad de comprensión auditiva desarrollada en el idioma que deseas hablar es fundamental y por eso te vamos a mostrar las claves que te ayudarán a reforzar tus habilidades para mejorar tu “listening” en inglés. Aunque sólo sea para hacer amenas esos absurdos diálogos de exámenes 😉

 

Los 4 consejos de Listening en inglés que debes saber

1. Mejora tu vocabulario en inglés

Puedes hacer un millón de ejercicios de “listening”, pero si tienes poco vocabulario tu capacidad de comprensión auditiva siempre será poca. Mientras más palabras conozcas, mayores oportunidades tendrás de progresar. No puedes pretender entender todo lo que escuches sin una base, antes debes familiarizarte con los diferentes sonidos del idioma y asentar conceptos. Para poder mejorar tu “listening” en inglés te recomendamos estos  trucos para aprender vocabulario:

  • Listados de palabras: te será más sencillo aprender y asociar nuevos términos con listas de palabras clasificadas por temas. Intenta aprender un número limitado de palabras cada día (unas 15 más o menos) para facilitar que no se te olviden y anota las más importantes y de mayor interés para ti.

  • Lectura: noticias, artículos de revistas, libros… Leer de forma activa nos permitirá incorporar nuevo vocabulario progresivamente. Si tu nivel es bajo, elige textos cortos y simples al principio. Aumentando poco a poco la dificultad (nada de ponerse a leer la revista científica de la NASA a la primera). Acompaña la lectura con un diccionario electrónico, pues no sólo te facilitará la búsqueda, sino que además podrás escuchar también la pronunciación de cada palabra (y, como es lógico, aprenderla).

  • Ejercicios: con los ejercicios de vocabulario no solamente aprenderás nuevos términos, sino que asentarás y repasarás los aprendidos. Ejercicios de traducción, de comprensión de lectura, de asociación de imágenes… Así practicarás la equivalencia de palabras en inglés y español, e identificarás los términos importantes e ideas principales del contexto. Mientras que el refuerzo visual te ayudará a memorizar de forma más eficaz.

2. Escucha y no pares de escuchar en inglés

Winston Churchill  dijo “Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar; pero también es lo que se requiere para sentarse y escuchar”. ¡Así que échale valor y escucha!:

  • Cine y televisión: es una de las mejores formas de mejorar tu nivel de inglés desde el sofá de tu casa, con una mantita y un cuenco de palomitas. Acostúmbrate a ver series y películas en versión original para asimilar la velocidad y entonación del discurso angloparlante. Si de momento tu nivel no es muy elevado, lo mejor que puedes hacer es empezar con los subtítulos en castellano (pero nunca el audio en español, ojo).  Una vez que tu oído se acostumbre a los ritmos y la pronunciación, deberás ir pensando en cambiar esos subtítulos al lenguaje de Shakespeare. El último paso es no tener que utilizarlos. ¡Difícil pero no imposible! Y si no sabes por dónde empezar atento a cuáles son las mejores series para aprender inglés en Netflix en este 2018.

  • Música: escuchar música es la mejor forma de aprender a diferenciar patrones de sonido. Al contrario que con las series, aquí lo que te recomendamos es que primero escuches las canciones directamente con los subtítulos en inglés. Una vez las domines ya podrás poner los subtítulos en castellano (el objetivo es primero aprender la pronunciación, y ya luego si eso nuevo vocabulario).  Escuchar pop es el mejor recurso para mejorar tu “Connected speech”, el discurso encadenado. Somos vagos por naturaleza y tendemos siempre a esforzarnos lo mínimo, así que usamos esta herramienta  para unir  varias palabras en una de modo que sea más cómodo pronunciarlas. Un ejemplo en castellano sería decir en lugar de “Voy para allá”, “Voy pallá”. Las canciones, al ser repetitivas, te descubrirán cómo se unen las palabras, y además te permiten practicarlo mientras las cantas.

  • “Audiobooks”: los “Audiobooks” son herramientas magníficas para mejorar tu “listening” al mismo tiempo que afianzas tu pronunciación. Y es que de nuevo todo son ventajas, ya que se trata de todo un instrumento 2×1 de cara a tu aprendizaje. Dedícale tiempo, escoge un libro que te guste y apunta las palabras clave que no conozcas para luego buscar su significado.

  • Podcasts: puedes escuchar podcasts en inglés antes de dormir para ir acostumbrando tu estructura mental a las dinámicas del idioma o, incluso, por la calle (con especial atención a los semáforos en rojo, que no queremos accidentes por nuestra culpa). Te serán muy útiles para ponerte al día con las variantes dialectales y poder controlar los diversos acentos. Te recomendamos el material de British Council, la BBC o los discursos motivacionales de TEDx (estos últimos para un nivel más avanzado).

3. Habla  inglés

Habla inglés cada vez que tengas oportunidad. Las 24 horas del día si hace falta. Pues al igual que con cualquier otra disciplina, la práctica hace al maestro. Aplicar lo aprendido te ayudará a desarrollar tus habilidades comunicativas y corregir tus errores.

Además, será una buena forma de familiarizarte con el idioma de la manera más casual posible: no es lo mismo escuchar el inglés en un audio donde la pronunciación de las palabras es perfecta, que hacerlo en una conversación del día a día, donde se incluyen una gran cantidad de expresiones y modismos (por no hablar de jerga, de ‘Slang’…).

¡Sé activo! Habla regularmente con ese amigo que domina el inglés y no tengas miedo a preguntarle qué ha dicho y cómo lo ha dicho. Ve a un bar de intercambio de idioma y tómate una cerveza mientras das una clase con un nativo al brindis de unas buenas Guinness.  Aprovecha y márcate un viaje a tierras anglosajonas para comer “Fish&Chips”, ver monumentos que quitan el hipo, y poner en práctica tu mejor inglés.

 

4. Apúntate a una academia de inglés

Al aprender un idioma, es hasta normal que quieras dominar todos sus aspectos en menos tiempo que Stephen King saca un nuevo “Bestseller”. Sin embargo, es un proceso que requiere de tiempo, dedicación y mucha paciencia para tener éxito.

Aunque sigas todos nuestros consejos para mejorar tu “listening” (y te aseguramos te serán de ayuda), tu esfuerzo dará mejores resultados si además lo combinas con una academia de inglés.

El comienzo, al igual que ponerse metas de año nuevo, suele ser fácil, pero mantener tu motivación y progresar por tu cuenta suele hacerse muy cuesta arriba. En cambio, si te apuntas a una academia de inglés habrás adquirido un compromiso contigo mismo. El dejarlo no será una opción (a no ser que quieras perder tiempo, esfuerzo y dinero).

En una academia en seguida verás tus progresos gracias a la constancia de las clases. Mejor motivación para seguir con tu aprendizaje del inglés no existe. Además, recibirás ayuda personalizada, con una práctica y una metodología adaptada a tus puntos fuertes y débiles. Y, por supuesto, con profesores nativos trabajarás muy a fondo tanto el “Listening” como la pronunciación. Practicarás junto a un grupo de alumnos con el mismo nivel que tú con los que ejercitar tus habilidades de conversación.

No es por echarnos flores, pero en “That’s cool education” (https://www.thats-cool-education.com/) conseguiremos que obtengas una inmersión completa en inglés, lo que te permitirá no solo desarrollar tu “Listening”, sino también tu “Speaking”, “Reading” y “Writing” 🙂

Ir arriba