El Examen PET y todo lo que necesitas saber acerca de él

Examen PET: consejos para aprobar el examen B1 en inglés

¿Conoces el examen PET del inglés? ¡Pues deberías! Es uno de los títulos del inglés más importantes, y en este artículo vamos a desgranarlo al detalle 😉

Pero primero de todo hemos de hablar acerca de Cambridge Assessment English, pues pinta mucho en esta historia:

Cambridge Assessment English es una institución perteneciente a la Universidad de Cambridge y LA institución en cuanto a titulaciones de inglés se refiere: tiene presencia en 135 países y sus certificaciones son reconocidas por más de 20.000 departamentos gubernamentales, universidades y empresas en todo el mundo. ¡Ahí es nada!

Y sí, querido lector/a; el Examen PET es una de ellas.

 

¿Pero qué es exactamente el Examen PET?

El examen PET (“Preliminary English Test”) es la titulación de Cambridge Assessment English de nivel intermedio. Concretamente mide el nivel B1 según el Marco Común Europeo de las Lenguas. Contar con dicho título demuestra que dominas los aspectos fundamentales y necesarios del inglés, así como que posees las destrezas lingüísticas necesarias para usar este idioma habitualmente.

¿Y adivina qué? Si quieres realizar algún curso en el extranjero o realizar algún trámite administrativo en algún país angloparlante, lo más seguro es que te pidan, al menos, este nivel.

 

Todo eso está muy bien; ¿pero para qué me sirve tener el Preliminary English Test?

Eso es prácticamente como preguntar para qué te sirve saber inglés hoy en día. Pero vayamos allá con unos cuantos beneficios más concretos:

  • Como decíamos antes, el B1 es el nivel mínimo que se solicita para poder estudiar algún curso o carrera en el extranjero (incluso en países no angloparlantes que ofrezcan carreras en inglés, que no son pocos).

  • Aunque el nivel B2 sea el más solicitado en este sentido, no pocas empresas exigen un nivel intermedio de inglés B1 en sus ofertas de empleo. Es más, dentro de las ofertas laborales en las que se exige algún idioma, el 90% demandan la lengua inglesa.

  • ¿Necesitas realizar algún trámite burocrático en algún país de habla inglesa? Pues ten por seguro que vas a necesitar al menos un nivel B1…

 

13 consejos para aprobar el PET Exam (B1)

Con todo, hemos de decir que el Examen PET no es el más sencillo del mundo. Dura cerca de 2 horas y 20 minutos; y consta de 3 pruebas (“Reading & Writing”, “Listening” y “Speaking”). Para aprobarlo, es necesario responder correctamente a un 60% de las preguntas. No, no es imposible, pero tampoco es fácil.

Por eso mismo hemos decidido escribir el presente artículo: para darte una serie de consejos en cada uno de sus respectivos apartados que te sean de gran ayuda para aprobar este examen. Por eso mismo en nuestra academia de inglés en Barcelona ofrecemos cursos de preparación el PET: porque, aunque esperamos que estos consejos te sean de ayuda, lo cierto es que es necesario realizar mil y un ejercicios (así como practicas conversacionales), para aprobarlo con solvencia.

 

“Reading & Writing”

1 hora 30 minutos. 42 preguntas. 50% de calificación sobre el total

  • Lee detenidamente las preguntas. Sí, suena a obviedad de obviedades. Pero es muy importante prestar atención a qué se pide exactamente. Muchos estudiantes pierden minutos valiosos en pormenorizar detalles que no se les solicitan en las pruebas. Amén de que muchos ejercicios van a pillar. Lee primero las preguntas, luego el texto. A menudo basta con saber simplemente de qué va éste.

  • Administra tu tiempo. Tienes alrededor de 10 minutos para resolver cada prueba. Controla los tiempos para no dedicar demasiado tiempo a ese apartado que tanto se te resiste.

  • ¡Controla las faltas de ortografía! Otra obviedad, pero es que si una palabra cuenta con una falta de ortografía (por leve que sea) la respuesta cuenta como errónea.

  • Piensa detenidamente en la estructura de tus textos. Puede que te parezca una pérdida de tiempo, pero es justo todo lo contrario. En las pruebas de “Writing” piensa antes qué vas a decir y cómo lo vas a estructurar. ¡Cuida mucho la gramática y no te metas en camisas de once varas!

  • ¿Sabes mucho vocabulario de un tema en específico? En una de las pruebas de “writing” habrás de decidir sobre qué temática escribir. Pues bien, llévalo a tu terreno: elige aquella de la cual sepas un mayor número de vocabulario.

 

“Listening”

36 minutos. 25 preguntas. 25% de calificación sobre el total

  • Practica antes en casa. Música, series, películas en inglés… Todo lo que sea necesario para que tu oído se acostumbre previamente a escuchar conversaciones en la lengua de Shakespeare.

  • Si puede ser, a la primera. Cada audio se reproducirá dos veces; pero trata de responder a las preguntas a la primera y emplea la segunda reproducción por si acaso no entendiste algo.

  • Por orden. En las pruebas 2, 3 y 4 las preguntas van en estricto orden con respecto la grabación. ¡Atento pues!

  • ¿Faltas ortográficas en el “Listening”? Pues sí. Y de nuevo; si cometes algún fallo ortográfico tu respuesta se considerará errónea.

 

“Speaking”

10/12 minutos por cada par de alumnos (pues las pruebas se realizan en parejas). 4 partes. 25% de calificación sobre el total

  • Practica y vuelve a practicar. Nunca fue tan cierto aquello de que la práctica hace al maestro. El mejor consejo que te podemos dar de cara a este apartado es que los días previos te pongas a hablar inglés como un loco. Recurre a redes sociales de idiomas, bares de intercambio, amigos y conocidos… Lo que sea, pero habla en inglés. Por eso mismo en nuestros cursos de preparación al PET recalcamos tanto las clases conversacionales.

  • Alto y claro. Cuando te toque hablar tómate todo el tiempo del mundo. Ve despacio, vocaliza y piensa todo lo que vas a decir antes de soltar prenda. No te pongas nervioso y hables deprisa. En esta prueba el tiempo es tu aliado.

  • Unas cuantas expresiones en inglés… Frases introductorias, de conclusión, conectores entre párrafos… Tener unas cuantas “expresiones comodín en inglés” te serán de gran ayuda para dotar a tus argumentos de una mayor fluidez.

  • ¿Quién ha dicho nada de exponer la verdad? ¿Que te han preguntado por tus últimas vacaciones y resulta que has estado realizando un complicado curso de sushi tradicional japonés y aprendido sus numerosas técnicas? Nada, nada, en realidad estuviste en la playa con tu familia bañándote, leyendo, tomando el sol y demás actividades de sencilla explicación. Da igual lo que digas; en esta prueba lo importante es demostrar un buen nivel de inglés. Así que llévalo a tu terreno con vocabulario que ya conozcas.

 
 

Y por último, ya fuera del listado de consejos antes descritos: ve con calma al examen. Los nervios serán tu peor aliado y de nada servirá que te estreses. ¡Relajación ante todo! Con la preparación adecuada, todo te saldrá de maravilla y no tendrás de qué preocuparte. Por eso mismo, estás más que invitado a asistir a nuestros cursos de preparación al PET. Que con profesores nativos titulados de por medio todo te será mucho más fácil 😉