8 trucos para dominar las preposiciones en inglés

Aprender a utilizar las preposiciones en inglés es uno de los principales retos a los que se enfrentan los estudiantes de este idioma. Expresiones de tiempo y de lugar, preposiciones que acompañan a verbos, adjetivos y nombres, phrasal verbs… Todos estos son casos en los que, cuando hablamos o escribimos en inglés, tenemos que saber identificar la preposición correcta, y esto, a veces, puede resultar complicado. Esto se debe a que la traducción de las preposiciones puede variar en función del contexto de cada frase. Dicho de otra manera, una misma preposición puede traducirse de diferentes maneras y utilizarse en diferentes contextos en función de lo que queremos expresar o de las palabras a las que acompaña. Entonces, ¿cómo podemos recordar con mayor facilidad qué preposiciones tenemos que utilizar en cada contexto? A continuación, te damos 8 trucos que te ayudarán.

1. Divide las preposiciones en grupos

El primer paso antes de empezar a aprender preposiciones en inglés es tener claro en qué casos las utilizamos, y dividirlas en diferentes grupos. Por ejemplo: preposiciones de tiempo (“in”, “on” y “at”, pero también “for”, “since”, “from”, “after”…); preposiciones de lugar (“in”, “on” y “at”, pero también “under”, “behind”, “opposite”…); o preposiciones de movimiento (“across”, “along”, “towards”…). De esta forma, te resultará más sencillo estudiarlas y recordar su uso y significado en ese contexto en concreto.

2. Familiarízate con las normas

Tal como ya hemos comentado, una misma preposición puede tener muchos significados y utilizarse en muchos contextos diferentes. Sin embargo, existen ciertas normas que pueden ayudarnos a recordar el uso de diferentes preposiciones en inglés con mayor facilidad. Por ejemplo, en las expresiones de tiempo, la preposición “in” acompañará a los meses, los años, las estaciones y otros periodos de tiempo largos. Por ejemplo, “We went on holiday in August” (“Fuimos de vacaciones en agosto”). Por otro lado, “on” acompañará a días concretos y fechas: “I played football on Monday” (“Jugué a fútbol el lunes”). Por último, entre otros usos, utilizaremos “at” cuando queramos referirnos a una hora concreta: “The exam will start at 8 o’clock” (“El examen empezará a las 8”).

3. Aprende las preposiciones en su contexto

No siempre podemos basarnos en normas concretas para recordar el uso de una preposición específica. Hay ocasiones en las que utilizamos una preposición u otra en función del contexto o de la expresión que queremos utilizar. Un ejemplo son las preposiciones que acompañan a los verbos, adjetivos y nombres. Por ejemplo, aunque la preposición “after” suele significar “después”, el phrasal verb “look after” significa “cuidar a”. Por este motivo, es importante aprender las preposiciones y sus diferentes significados siempre en contexto.

4. No quieras encontrar siempre una traducción exacta

Una de las principales ideas que debes tener claras al aprender preposiciones en inglés es que su traducción puede variar en función del contexto. Este es uno de los motivos por lo que es importante que aprendas las preposiciones en su contexto. Por ejemplo: la preposición “on” a menudo se traduce por “sobre” o “encima”. Es por eso que si queremos decir “La manzana está sobre la mesa”, diremos “The apple is on the table”.  Sin embargo, también existen algunos contextos en los que traduciremos esta preposición de una forma completamente distinta. Por ejemplo, “rely on somebody” significa “confiar en alguien”, mientras que “depend on something” significa “depender de algo”. Aquí vemos varios ejemplos en los que una misma preposición, en este caso, “on”, puede traducirse de maneras muy distintas al español.

5. Subraya las preposiciones

También es muy importante que, al leer un texto, hacer un ejercicio o ver una película, te fijes mucho en las preposiciones. Por ejemplo, si estás leyendo un texto como parte de un ejercicio de comprensión lectora, subraya aquellas preposiciones cuyo uso no conozcas, y fíjate muy bien en las diferentes preposiciones que acompañan a cada verbo o que forman parte de cada expresión. Por otro lado, cuando aprendas nuevo vocabulario de verbos, en caso de que estos vayan acompañados de una preposición concreta, intenta aprendértela juntamente con su significado. Recordar frases y ejemplos específicos te ayudará a memorizar el significado de las diferentes preposiciones, y cómo utilizarlas.

6. Utiliza imágenes, esquemas y mapas conceptuales

Otra forma de aprender preposiciones es mediante esquemas, imágenes y mapas conceptuales. Por ejemplo, si estás aprendiendo las preposiciones de lugar, puedes dibujar una tabla y escribir diferentes ejemplos de cada preposición. O si quieres repasar los phrasal verbs con “get”, puedes hacer un esquema o mapa visual con las diferentes preposiciones que pueden acompañar a este verbo, juntamente con un ejemplo. Recuerda que los ejemplos, y ver las diferentes palabras de vocabulario en un contexto, te ayudarán a memorizar su significado con mayor facilidad.

7. Haz muchos ejercicios

Cuando queremos aprender preposiciones en inglés, hacer ejercicios y aprender mediante la práctica es una técnica mucho más efectiva que memorizar largas listas de palabras. Aunque es importante que conozcas los significados más habituales de las preposiciones, la mejor forma para dominarlas y aprender a utilizarlas es mediante ejercicios. Esto te permitirá ver las preposiciones en contexto, y te ayudará a recordar ejemplos específicos. Por ejemplo, puedes repetir aquellos ejercicios de preposiciones que hayas hecho en clase, o realizar ejercicios nuevos. Esto te ayudará a familiarizarte con el significado de las palabras y con cómo utilizarlas en una frase al mismo tiempo.

8. ¡Rodéate del idioma!

Por último: ¡rodéate del idioma! Incluye el inglés en tu día a día y realiza diferentes tipos de actividades que puedan ayudarte a aprender este idioma. Algunos ejemplos son leer libros o revistas en inglés, ver películas o series, escuchar podcasts o programas en inglés… Todo esto te ayudará no solamente a dominar las preposiciones, sino también a adquirir vocabulario; repasar la gramática; mejorar tu comprensión lectora y auditiva; y ganar fluidez en inglés.
En That’s Cool Education contamos con un equipo de profesionales que conocen cuáles son los mayores retos a los que se enfrentan los estudiantes de inglés. Por eso, en nuestra academia, preparamos clases de conversación únicas, entretenidas y prácticas, para que mejores tu speaking (y tu inglés en general) de la forma más divertida y fácil.
Ir arriba
Abrir chat